Para ganarse el pan de cada día .

November 6, 2015

 


Trabajamos en muchas cosas en Barcelona,  el primero fue entregando publicidad por la zona universitaria, para que la gente que tuviera multas las pudiera solucionar, que trabajo tan aburrido,   Que calor tan infernal, de pronto, ahí nació nuestro empujé ante las dificultades, era caminar durante horas, con unos mapas, que indicaban unas calles que nos sonaban a chino, pues no conocíamos la ciudad, ese trabajo, duró poco. La viveza colombiana, cobró factura, 

El trabajo consistía en dejar volantes en los carros parqueados en las calles indicadas, debíamos ir anotando cada carro que se le dejaba la publicidad, al final debíamos decir a cuantos carros habíamos entregado dichos volantes. Mi hermana nunca contó a cuantos carros le dejaba ese inútil papel, se inventaba la cifra, por mi parte, al segundo día de trabajo pensé que era más rápido si lo hacía en patines y no caminando, me sentía como esas niñas en trusa, con patines decorados que entregan publicidad en las calles de Bogotá, y como en Barcelona siempre estuve entre la risa y el llanto, me reía y a la vez lloraba.

El trabajo no  duró más de una semana, nos echaron  y además no nos pagaron, a mi hermana por entregar en tiempo récord unos flayers que ni si quiera le habían dado, claro ellos contaban cuantos volantes de esos nos daban y así nos controlaban, y a mi, por usar un medio de transporte no aceptado por la empresa, y además salimos insultadas, con la frase que me iba acompañar los siguientes 6 años, "Tía vete pa tu pueblo, sudaca". Al final terminamos muertas de la risa en un anden, así, somos nosotras, nos reímos de nuestras propias desgracias. 

No es por criticar a los españoles y mucho menos a los catalanes pero que "bordes" que fueron, diciéndolo al estilo de ellos, aunque reconozco, la situación cambió cuando empecé a trabajar en lo que me gustaba, pero ya les contaré como fue el proceso, porque si soy difícil para salir, Imagínese para una entrevista de trabajo.

El primer contacto que tenía con mis jefes era por teléfono, no era yo la que hablaba, era mi hermana que se hacía pasar por mi, y les confieso, sigue pasando, era una angustia oírla hablar, pues para ella, yo era experta en cocina fría, caliente y hasta la mejor pastelera, no llevaba ni tres meses en mis clases de cocina, pero con tal que me contratarán, decía que era una chef reconocida en Colombia y hasta dominaba el inglés . 

Ya se imaginarán como llegaba a esa prueba, con ataque de pánico, mareada, con nudo en la garganta, pues no sabía ni coger el cuchillo, pero la verdad siempre me a acompañado un ángel de la guarda y quedaba contratada. 

 

Please reload

Featured Posts

De feria en feria como los gitanos

December 6, 2015

1/1
Please reload

Recent Posts

September 5, 2017

January 6, 2016

January 4, 2016

November 10, 2015

November 6, 2015

November 4, 2015

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square